sábado, 6 de octubre de 2012

Cantón49 (Panfle-beat)

tuve alguna vez una voz esperanzada
gritaba PAZ a mediados de los años noventa
levantábamos las manos cantábamos al cielo
desnudábamos el pecho manchado en tristeza
allá en el horizonte brillaba el espejismo
utopía le llamaban
desconozco esa palabra

una bomba lacrimógena me explotó en la cara
me nubló la vista me provocó vómito
me estallaron los ojos en lágrimas
la grieta no se cerró nunca
la fetidez de su humo denso me acompaña
en el horizonte ya no veo brillar nada
sólo esquivo las balas que desde lejos me disparan
sobrevivo guatemala
vomitando y llorando:
no todos los cuerpos las han esquivado

me engañaron
nos engañaron
cese al fuego dijeron
pero sólo disidentes entregaron armas
mis manos sin defensa
tomo lápiz
doy forma a mi frustración
versifico rabia
la comparto con mi generación
que olvidó palabras panfletarias

hablan de drogas y pobres amores
como cualquier poeta maldito
que no haya nacido aquí
en este insólito país
que caga en tumbas
que ni siquiera lo son

cavamos con las uñas
esto no es mentira
mirá los esqueletos maniatados
la lengua arrancada el tiro de gracia

encontré enterradas las palabras olvidadas
LIBERTAD REVOLUCIÓN HASTA LA VICTORIA SIEMPRE
silenciaron voces y yo quiero resucitarlas
plaza central micrófono en mano empiezo a gritarlas
escupo palabras que no conozco
y poco muy poco se disipa la nube sobre mis ojos
la utopía sigue sin mostrarse o yo sin buscarla
mágicas palabras transforman mi naúsea

hoy desperté desubicada
dormí llorando otra masacre
no sé si es 2012 o los 80
el tiempo lineal es artificio
las balas son disparadas por las mismas armas
ayer defendían la finca
hoy defienden la mina
el tiempo lineal es ficticio
aquí cambia poco o nada
guatemala es uno de los círculos del infierno
una dimensión de muerte perenne
la eterna primavera es para no quedarnos sin flores en los entierros
los periódicos publican sólo notas necrológicas
hoy lo leo y recitan mentiras poco lógicas

dicen
que a la utopía no hay donde llevarle rosas
fue detenida, secuestrada y desaparecida
pero no se terminó la historia y no fue vencida


tengo los dedos destrozados de tanto buscar
cada día es más difícil querer despertarme

acechan las pesadillas pero seguiré cavando
quiero encontrarla y quitarle la mordaza a su cadáver

seguir descubriendo palabras que aún no conozco
en miles de esquinas transformar mi náusea
no soy la única desubicada
no comprendemos el tiempo que se repite y nos calla
con mágicos versos exorcizamos momentáneamente
este grandísimo cementerio que llamamos patria

poesía o muerte
sobreviviremos
poesía o muerte
SOBREVIVIREMOS

1 comentario:

Lucha dijo...

La poesía es nuestra arma.